¿ Por mi bien…?

– Mamá no puedo creer que hagas eso . Casi no sales nunca con nadie y ahora te vas a cenar con un desconocido ,de noche y  en una ciudad  que no conoces. Podría ser un asecino en serie, no sabes nada de el.  ¿Y que puedes tener en común  con un tío de cuarenta y tantos años?

Mi hija me lo decía mientras yo me arreglaba para ir a cenar.

-No nos hemos visto en persona, pero ,en realidad , nos conocemos desde hace tiempo. Le gusta como escribo yo, a mi también me gusta su poesía. Nos hemos escrito y habalabamos por teléfono .

-¿ Hasta cuando se puede extenderse tu ingenuidad ? -¿ Tengo que repitirte las precauciones que normalmente dicen los padres a sus hijos en los casos de comunicación virtual ?

-En realidad , el nos invitó a las dos.- le suelto  como el último argumento en la defensa del supuesto asecino en serie,

-¡ Vas en serio? ¿ Y de que voy a hablar yo con un tío de cuarenta y cinco años?

-¿ Que te parece esa chaqueta si me la pongo? –

-¡ No te pases mamá, para esa chaqueta hay que tener unos treinta años y cambia el color de pintalábios !

-¿ La idea de que tu madre, o cualquiera de más de cincuenta , pueda tener una aventura  y , todavía más, acostarse  con alguien  , es lo que te molesta?

-Bueno, vete y disfruta  de la cena , – termina ella la conversación . – Y no te pongas esa cara, te lo digo por tu bien .-

Por supuesto ,en el fondo, fantaseaba con la posibilidad de una aventura , pero las réplicas de mi hija hicieron su caso : me sentí totalmente insegura y ridícula con mis años, con la ropa puesta y con el corte recien hecho  . Pues , ella casi acabó con mis fantasias. . Estaba a punto de llorar  y suspender la cena.  Me fui a cenar precisamente por ello, por no llorar en su presencia.

Por desgracia, era más joven y más guapo de lo que imaginaba  . Es lo que  hizo desprenderme  definitivamente de mis esperanzas.

Cenamos  en un restaurante japonés,  No sé usar los palitos  y odio  sushi .  Al lado celebraban una despedida de solteros , con todas las consecuencias derivadas….gritos, disafraces y mucho  ruido. No consiguimos a hablar. Salimos . Me lleva  enseguida a mi hostal . Hasta ahora me siento avergonzada por mi intento a darle un beso de despedida lo que el tajamente suspendió por el apretón de las manos  .

¡Cuanta razón tuvo mi hija !-

– ¡¿ Es toda  la ropa que tines ?! –  me pregunta mi hijo barajando con mucho esceptisismo  mis vestidos para salir . Es verdad,   que no los tengo muchos pero, hasta este momento, me parecían originales y monos. Pues, al ver su cara tan perpleja , me doy cuenta de como me equivocaba.

Bueno, la falda blanca y una camiseta negra le parecieron adecuados para sacarme las primeras fotos con la cámara   recien comprada.

Mamá, por favor, no hagas esa cara de Marilyn Momroe con los labios abultados !

– Un poco arriba la cabeza, un poca abajo, levantate, sientate , no te rias, riete … –  Ufff…¿ y  esa cara tan enfadada-?  Y , para colmar el vaso…

–  Mamá , tienes que cuidarte más , ¿ hace tiempo que no visitabas algun centro de dermoestética, verdad?

Desde el día de mi boda .- le contesto con la rabia contenida , terminando la sesión de fotos.

Oyeee, no te lo tomes tan a pecho , lo digo por   tu bien. –

-Cuanta razón tuvo mi hijo – pienso yo viendo mis fotos, – Urgentemente hay que hacer algo con mi cara.-

– Subimos a tomar nuestro ” café” , – le invito con un tono más picarezco.

Nerviosamente corta la llamada entrante de su móbil …-No sabes cuanto me apetecería subir a tomar nuestro “café” , pero no lo vamos a hacer  por…tu bien.-

Hombre ! …tanto sacrificio por mi bien , – con la falsa sonrisa comento mi fracaso.

Lentamente subo las escaleras secando  las lágrimas de mi indignación.

-Por más que me duela, lleva plena razón este hombre .  Hay que cortar  nuestro mal rollo , esta casado.- me  tranquilizo llorando.

Algo va mal. Todo el mundo sabe lo que es mejor para mi .  ¡ Coño !…todos, excepto yo !!!

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

19 comentarios sobre “¿ Por mi bien…?

    1. Es verdad, Paloma, llevas plena razón..solo faltaría . Pero su aprobación nos irrita mucho . Bueno , intento con mi texto generalizar las cosas típicas, exagerando ciertos momentos para llamar atención de los lectores. De dos palabras …que sea más divertido. Igual que tu con tus sueños japoneses. Un beso.

      Le gusta a 1 persona

  1. ¡Menos mal que no tengo hijos!, hay algunos que son un poco tiranos, ¿no? Cuando asumen el rol de padres pueden llegar a comportarse como auténticos fundamentalistas. Suerte con tu próxima cita y, sobre todo, trata de elegir a alguien que no sea un asesino en serie, jajaja. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. No es un documental , pero tampoco puedo afirmar que nunca jamas me podrían suceder las cosas semejantes. Más bien generalizo las situaciones típicos que pasan a cualquiera. Lo de mis hijos no puedo quejarme, creo que ,lo contrario, soy una madre demasiado exigente. Lo importa que nos entendemos genial. Aunque es verdad ….los hijos son los que más daño pueden hacernos. Lo de elegir que no sea un asesino en serie es casi imposible, son muy listos. No hay remedio : o asumir el riesgo o ligar al comisario de la Jefatura Superior de policía. Un beso, sin ligarte..¡Eh!

      Le gusta a 1 persona

  2. Las circunstancias cambian, cuando los hijos tienen 18 años nos preocupamos con quién salen, donde van y les decimos lo mismo, que es por su bien. Pero con los años puede darse la vuelta a la tortilla y ellos tienen la misma actitud hacia nosotros cuando la vida nos ofrece una oportunidad para salir de la rutina ya entrados en algunos años, pero hay que vivir ¡¡¡ con 18 años o con 50
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues eso…..puede ser porque soy una mamá muy exigente y muy criticona y me vuelve mi bumerango lanzado por mi misma…jajajaj. Muy buena observación . Por supuesto , no es un” documental”, agudizo las situaciones ironizando de lo típico que nos pasa. Ya, mi hija reaccionó positivamente. Con mis hijos no puedo quejarme…son geniales los dos. Gracias por leer. Y…a vivir a cualquier edad !!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Quizás el asesino en serie no fuera tan joven y tan guapo, quizás el asesino en serie fuera un inseguro de mierda que se achica ante una mujer inteligente, quizás hasta tuvo suerte que tu hija no se apuntara a la cena, quizás hubiera quedado totalmente desarmado ante ellas, quizás él también odie el pescado crudo y el arroz hervido pero le pareció un sitio snob para impresionar a una mujer que admira, quizás el asesino en serie esté tardando demasiado en aprender que hay tres verbos que no se pueden pronunciar con prisas: reír, querer y follar (cada uno de una declinación diferente) pero cuando lo aprenda dejará de ser ese asesino, dejará de matar todo lo que le rodea, entonces se sentirá tan cómodo y relajado que se olvidará el reloj en la escena del crimen y nunca más podrá volver a perpetrar sus maldades.
    Quizás esta historia tiene demasiados quizás.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s