Romper aguas

– ¡ Arriba, abajo, al centro y…por dentro ! – celebraban en el hospital   el día de cumpleaños del jefe  que , ademas, coincidía con el Día de los Médicos  y  fue el domingo . Es decir , había muchas cosas  que celebrar .

Y precisamente en el momento …por dentro…en un pequeño pueblecito de los mineros situado a 70 km. del hospital  me rompieron aguas.

El conductor, un chico de diez y ocho años que tenía que llevarme y acompañarme a la vez al hospital, estaba a punto de desmayarse al ver mi inmensa barriga, la cara torcida del dolor y la falda mojada .  Creo que de mi salió más de un cubo de aguas que acabaron con todas mis compresas.  En lo general estar embarazada no es un proceso muy estético y , en particular para mi,  no tiene ninguna gracia .   Pero…..¡ ¿ parir ? !  –  lo considero una indignación absoluta .

Una hora por la mala y destrozada calzada sujetando mi barriga y perdiendo mis aguas cuando el coche saltaba  en los baches .

Fue  en plena tundra  , la inmensa  llanura más alla del círculo polár que ocupa  el norte extremo de Siberia . Ahí donde cuatro meces esta de noche y cuatro meces el sol se guira en el cielo veinte y cuatro horas , donde los árboles enanos tienen los troncos de  veinte sentímetros de altura  y sus ramas se extienden en el suelo entre musgos hasta diez metros y donde las temperaturas  de invierno rondan a 50  grados bajo cero.

Llegamos al hospital, llamamos a todas las puertas, todo esta cerrado y nadie , segun parece, nos espera . Por fin encontramos una puerta abierta, me despido del conductor y subo a la primera planta. Silencio . Pregunto, si hay alguien vivo. De repente aparece una mujer  gritandome que esta prohibido subir al paritorio a los  visitantes. Se cabrea  todavía más al enterrarse  de que tengo  la intencion  peor…estoy a punto de parir.

Será posible!- exclama  la mujer –  Segun la estadística tenemos un parto al mes y ya hace tres horas lo teniamos. ¿ De donde has aparecido tu?

Lo de  estadística me hizo tanta garcia que empezé a reir perdiendo las últimas gotas de mis aguas.

Enfurecida, se fue por la matrona . Vino con otra mujer  la cual, por lo contrario, era sospechosamente alegre , muy simpática y amable. Y entonces me di cuenta  de que las dos estaban totalmente borrachas

Un poco confusa la matrona me explica lo del día de cumpleaños , lo de la estadistica , y intenta tranquilizarme  diciendo que todos los médicos del hospital  estan en el despacho del jefe, ebrios , pero estan aqui.

Ei Señor personalmente guarda a los niños y a los borrachos. – como último argumento añade ella .  – Así que tenemos el doble caso , todo saldrá bien.- 

Y luego me confiesa  que , en realidad ,  no es una matrona sino la enfermera y mi parto va a ser el primer parto que ella tiene que asistir. Es que la matrona  no estaba en las condiciones aptas para trabajar.

No tuve tiempo para asumir la situación totalmente surealista , así que  empezó el proceso de parto incontrolable y horrible  .  Lo único que se me ocurrló pensar entre las contracciones fue que mi abuela había dado a la luz a todos sus cuatro hijos trabajando en el campo   sin matrona y ni siquiera  una enfermera.

Empuuuuuuuja !- grita la enfermera.

-¡ Aaaaaaaaaaaaaaaaa…..! -suelto  un rugido que de ningun modo podria pertenecer a un ser humano.

-¡Ya, tenemos la cabecita, sigue, sigueeee !  –  Sigo gritando, empujando , rezando  y jurando  que …..nunca , jamas.

Ni guapa, ni bonita, ni una preciosidad o muñequita , sino …-¡La madre que te parió !  – le dije a ese pequeño monstruo que destrozó todas mis entrañas  y me hizo sufrir tanto, cuando me entregaron a mi hija  sana , salva y contentisima por  llegar a este mundo.

Seguro , que El Señor se encargó personalmente de nuestro caso.

Bueno, no era guapa, para decir la verdad ,  pero, increiblemente  lista , eso sí. Con los ojos abiertos, claros y con dos horas de edad  estaba totalmente  consciente  de quien es quien y de lo que pasaba alrededor.

A mi hija que sigue siendo lista ,inteligente e increiblemente guapa en el día de su cumpleaños 

IMG-20160826-WA0007-1

 

 

Anuncios

11 comentarios sobre “Romper aguas

    1. Sí , tuve suerte …fue el único y pequeño hospital en un radio de 500km . El transporte más usado ahi eran helicópteros. Vivir ahi fue una experiencia inolvidable , en buen sentido de palabra. Beso para ti y para tus dos hijas que son increiblemente guapas.

      Me gusta

  1. Es un excelente relato que releo con sumo placer. Una auténtica aventura que nada tiene que envidiar a las de Ulises o a las de los conquistadores. Imagino la cara del joven conductor por esa carretera que atraviesa una inmensa llanura de árboles enanos. Primero la tundra y luego el hospital. Son episodios cinematográficos de una gran fuerza visual. Todo sería muy gracioso si no fuera porque se trata de hechos reales. Afortunadamente tienes sentido del humor, el cual te sirve para contar ese trance y para encarar la vida. En efecto, tu hija es muy guapa. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. En realidad todo fue todavía más absurdo . Para no ser muy pesada y para que no parezca a una ficción , no mencioné un montón de los detalles que eran absolutamente surealistas. La naturaleza del Norte Extremo es algo impactante y de gran belleza. Las luces de Aurora Boreal es un espectáculo más magestuoso que se puede ver. Termino, termino, termino….jajajaj….soy muy habladora. Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s