El efecto de pasajero casual de viaje.

Todos tenemos nuestros altibajos. Cuando por el ritmo de la vida tan acelerado, por trabajar mucho, por pequeños disgustos en el ámbito familiar por lo que sea… que  por si mismo no tiene mucha importancia pero acumulándose te llevan a un estres, a una depresión.Y llega el momento cuando ya no puedes solo con este peso  y necesitas compartirlo.

Recuerdo el día cuando mi hija ,llorando ,me deciía…-” Lo sé que el tiempo todo  lo arregla,lo se que hay salida ,lo sé que hay cosas peores… No te pido el consejo, ni siquiera apoyo… que llores conmigo y si no te salen las lágrimas que me simplemente escuches.”

Hay cosas que les suceden a otros hasta que suceden a ti, dicen por ahi. Pues, hace poco me tocó a mi ..desahogarme. Ya que no pude soportar sola el peso de mis penas .

También estaba a punto de gritar..- ” Lo sé que la culpa es mia por no saber organizarme, por insistir en lo que tenía que renunciar ya hace tiempo, por no saber controlar mis emociones, ya lo se que que hay salida, que soy fuerte , inteligente y el tiempo todo lo arregla.” Todo lo sabía, pero en aquel momento solamente quise que me escucharan con las lágrimas de compasión.   “Quiero que me oigas, sin juzgarme, quiero que opines, sin aconsejarme ” , Jorge Bucay ha acertado muy bien.  Es decir con el ” apoyo” recibido me dejaron todavía más “jodida”.

La palabra pensada y la misma pronunciada tienen los valores muy distintos. Es lo que confirma este “efecto de pasajero casual de viaje”, cuando la gente desahoga ante un desconocido, al que nunca vuelven a ver. Normalmente no cuentan las cosas inconfesables, hablan de su vida . Creo que el problema es que no sabemos escuchar a nuestros seres queridos. Aconsejar, ayudar,  apoyar, juzgar…pero escuchar y llorar juntos, sin palabra algúna…no siempre.

Pues,  de el, de ese pasajero de viaje pensé subiendo al tren ,hace una semana. Como el último remedio.

El pasajero a mi lado al que yo, supuestamente podria llorar mis penas, no mostró ningún interes por mi, estaba mediodormido. Bueno… saqué mi  libro “debolsillo”que precisamente había eligido para este largo fin de semana, teniendo en cuenta mi lamentable estado de ánimo. Un melodrama protagonizada por un vizconde y la pobre hija de un vicario en una pequeña población campesina de Inglaterra. Con cierta dosis de las escenas eróticas…” regresó a su boca para lamerle los labios  con la punta de su lengua…”, así en este estilo.  Mary Balogh ” Casate conmigo”. El título del libro le despertó enseguida a mi vecino .

-¿ No esta casada,verdad? – me pregunta. Le mando una sonrisa deslumbrante y amable sin confirmarlo , tampoco descartarlo. -” No, no esta casada”- afirma -” Los hombres lo notan enseguída .

Como entendeis a mi me tocó ese pasjero de viaje, pero…..a escuchar. Escuchar su vida matrimonial ” torcida y deformada”, según sus palabras.Una historia triste y muy común de la cual se puede escribir una novela.  Bajó antes que yo, dejandome pensar en lo mío. Y mis pequeños dramas  ” no me  llama, no me contesta, no me quiere” ya no me han parecido tan dramáticos. Participando de tal o de otra manera en la vida ajena,me dió otro ángulo de ver mis problemas. Es decir..escuchar te ayuda ,a veces ,más que hablar.

Cerré el libro con la frase  “…seguia acariciandola hasta llegar a su trasero…” y bajé  en mi parada.

El mar y el sol lo curan todo.  Fueron el tiempo , la comida y el vino estupendos…

 

 

Anuncios

11 comentarios sobre “El efecto de pasajero casual de viaje.

  1. Yo cada vez confío menos en los desconocidos y tampoco me gusta cargar con mis problemas a la gente de mi entorno, porque ya tienen suficiente con los suyos. Por eso y por otras cosas empecé a escribir en este blog, para intentar expresar cosas que oprimían mi corazón, pero sin perjudicar a nadie.
    Un abrazo 😊

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo mismo pienso yo, pero somos las mujeres mas sensibles, vulnerables y fragiles y más de contar nuestras cosas ,no podemos sin desahogar .nuestras almas. Para ello sirven los hombres ,.para escucharnos con las lágrimas de pasión, y no se te ocurra…juzgar y dar el consejo algúno…lo sabemos todo….jajajaja

      Le gusta a 1 persona

    1. Un bálsamo..para unos pocos y si las tienes a tu alrededor ,afortunado eres..jajaja .Hay un arte de bien hablar , también hay un arte de bien escuchar. A las mujeres nos va mejor el arte de hablar , pero hay que aprender y el de escuchar.Un beso.

      Me gusta

    1. ” ..saber eligir…”¿ a quien pedir el consuelo? Es verdad, llevas mucha razón. Precisamente por ello la gente se desahoga ante de un desconocido…. no te da consuelo, pero te escucha..asi que no tiene otro remedio…jajajaj

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s